Película: Mentiras y Gordas

Mentiras y gordasComedia. Adolescencia / SINOPSIS: Un grupo de jóvenes se prepara para lo que va a ser el verano de su vida, entre secretos, mentiras, sexo, confusión, noche y fiesta. No son conscientes que en ese viaje iniciático una vez comenzado no se puede dar marcha atrás, que las mentiras se van haciendo cada vez más grandes y que amar significa hacer daño. (FILMAFFINITY)

REPARTO: Mario Casas, Ana de Armas, Hugo Silva, Alejo Sauras, Asier Etxeandia, Miriam Giovanelli, Esmeralda Moya, Ana María Polvorosa, Yon González, Maxi Iglesias, Aida Folch, Duna Jové, Marieta Orozco, Xacobe Sanz, Clara Pradas

He de admitir que cuando al comienzo de la película vi el logotipo del gobierno de España esperaba encontrarme un producto distinto al que desgraciadamente encontré. Si tuviera que dar una definición de esta película probablemente lo haría como: hiperbole de una realidad que pasa factura al final, aunque en su transcurso puede ser divertida, por lo tanto apta. Para plasmar ese concepto la principal fuente de la que se nutre Mentiras y Gordas es una legión de actores (buenos actores, debo añadir) de moda puestos al servicio de un credo más propio del fútil Ministerio de Igualdad que de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España. La dupla Alfonso Albacete y David Menkes, tras una no demasiado brillante trayectoria cinematográfica en mi opinión, se transforma en Mentiras y Gordas en un sucedáneo barato de la parte más carnal de Robert Aldrich allá por el año 1962.
Quizás el único punto positivo que saco de esta película es la interpretación de un reparto joven y fresco, aunque ver a Hugo Silva comiéndole el pecho a Ana de Armas en los aseos de una discoteca también pueda resultar morboso y excitante. Por lo demás, estamos frente a una cinta casi pornográfica que por su nulos argumento y trasfondo fue borrada de mi disco duro justo al terminar de verla. Sin duda un estrepitoso y polémico fracaso de Alquimia Cinema, enfocado a un público joven de entre 12 y 25 años (al margen de la clasificación por edades), consumidor de productos como Física o Química, que esperemos no se impregne o normalice el mensaje que refleja esta atroz película, y es que se puede ser atroz haciendo arte, pero en este caso la atrocidad es inversamente proporcional al arte, y cuando se da un caso así, es que algo (o todo) falla.

Mi Puntuación: 2,2

TRAILER

Anuncios

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: