Reflexión: Progreso para mejorar

Progreso Para Mejorar 14/01/2011
Por Borja Ramírez

Tengo que reconocer que últimamente me he mostrado muy crítico con las nuevas tecnologías en general y no porque tenga nada en contra de ellas, sino porque considero nocivo el darles un mal uso. Un mal uso de estas nuevas tecnologías puede ser desde su abuso hasta el delegar unicamente en ellas para por ejemplo, expresar nuestros sentimientos, dejando de lado ese “cara a cara” que nos humaniza y nos hace, o puede hacernos, seguros de nosotros. Prueba de ésto es que hace unos años cuando uno quería conocer a alguna chica (en mi caso) o sentía interés en intimar con una persona especial lo que hacía era proponerle una cita, la llamaba por telefono, buscaba encontronazos con esa persona, etc… Hoy no estoy diciendo que eso no pase, pero con respecto a mi entorno he de decir que la voz humana y el contacto fisico han dado paso al “contacto de teclado”. Incluso se siente vergüenza en algunos casos de hablar por telefono debido a que las redes sociales o el MSN (quizás no tan perjudicial pero igual de desumanizador) tienen el monopolio de nuestros anhelos más íntimos. Desde que vengo notando esta tendencia a la baja no en cuanto a sentimientos (las personas tenemos la misma capacidad de sentir ahora y hace veinte años) sino en cuanto a “disposición” para manifestarlos, he criticado el caracter deshumanizador de esas nuevas tecnologías. Hoy en día es triste que para mucha gente (no para toda por supuesto), la clave para saber si alguien se siente atraido por ella sea por ejemplo un simple emoticono en una foto. Al mismo tiempo esas redes sociales nos hacen ser menos tolerantes con la persona que tenemos al lado, ya que el escaparate de personas entre las que podemos elegir que se nos brinda nos hace ser conscientes de que desechando esa pareja tenemos muchas posibilidades de encontrar otra mejor.
No defiendo la total tolerancia en una relación, pero tampoco soy partidario de dejar en la estacada a la primera de cambio, porque mantengo y defiendo firmemente la teoría de que el amor verdadero no se puede sentir en un día, ni siquiera en meses, sino que es en mi opinión una sucesión de momentos fruto de una experiencia vital con esa persona. Ese amor es fruto de una adaptación mútua que por supuesto no florece de cansarse de la otra persona a la primera cosa que haga mal. Hay que valorar mil factores antes de actuar y no vivir a la ligera siempre, mucho menos en algo así…
Hablar de nuevas tecnologías no es solamente hablar de redes sociales o de relaciones interpersonales, sino también hablar de su uso aplicado a la educación y de videojuegos.
En estos tiempos ha surgido la deleznable figura del profesor que se considera mejor profesor por hacer uso de las nuevas tecnologías. Las nuevas tecnologías si por algo existen es porque hacen nuestra vida más fácil, o almenos ese es su propósito, y su uso aplicado a la educación es muy beneficioso siempre y cuando no sea lo único que se tiene en cuenta. La diferencia entre los jóvenes de ahora y los de antes (y no soy tan viejo) es que hace por ejemplo quince o veinte años un niño iba descubriendo el mundo a medida que iba creciendo, descubría cada cosa a la edad que le correspondía más o menos. Hoy en día los medios de comunicación y las caracteristicas de la vida en general hacen que vivamos en un mundo en el que el niño tiene la posibilidad de descubrirlo todo desde que es muy pequeño, por lo que la función del educador no debe ser “enseñar el mundo”, sino la de “enseñar a manejarse en un mundo que ya se conoce”. (esta afirmación no elimina mi opinión de que cada cosa tiene su edad).

Marc Prensky

Mientras ayer veía el capitulo de Redes titulado: No me molestes mamá, estoy aprendiendo, se tocó también el tema de los videojuegos de la mano del especialista en videojuegos y aprendizaje Marc Prensky, el cual, lejos de tachar los videojuegos como algo nocivo y que aparta a la gente de sus oblicaciones, los cataloga como algo beneficioso para la sociedad ya que presentan problemas, retos, que hemos de resolver: “Los videojuegos son conflicto, competición, reto y oposición, pero tienen reglas, lo que nos proporciona estructura y disciplina, y unos objetivos que nos dotan de motivación, de esta manera, sin darnos cuenta nos presentan los resultados y las consecuencias de nuestros actos… También a veces nos enseñan a cooperar con los demás, agudizan nuestra creatividad e ingenio,… y cuando su historia nos toca la emoción, ello garantiza que no olvidemos lo aprendido”.
Los clichés y la mala praxis ligada a las nuevas tecnologías han creado en mí la noción de que no son tan beneficiosos como perjudiciales, pero reflexionando he llegado a la conclusión de que es justamente al revés. Nos hacen la vida más fácil, divertida, completa y cómoda entre otras cosas positivas, el problema reside en que hay que formar una sociedad con valores que hagan de su uso una ventaja y no un inconveniente, y creo que aquí, en este país, y ahora, esto es una asignatura pendiente.

“El profesor del siglo XXI ha de preparar a sus estudiantes para un futuro incierto.” Mark Prensky

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: