El Rompeolas de los Defectos

El Rompeolas de los Defectos
Por Borja Ramírez

Creo que ha pasado ya el suficiente tiempo prudencial para hablar de este asunto, y es que el mes pasado me sucedió una cosa bastante desagradable: estaba en mi casa de Mancha Real (Jaén) y era sábado a las tres de la mañana cuando mi hermana, cuyo dormitorio da a la calle, me despertó con sobresalto y lágrimas en los ojos. Que un rostro así de desconsolado te saque del sueño no es, como comprenderán, la mejor de las sensaciones…

Los gemidos en la calle eran insoportables y cuando me asomé al balcón y presencié la escena, ésta resultaba abrumadoramente dantesca. Un hombre iba paseando un perro de tamaño medio. El hombre, completamente ebrio no dejaba de tambalearse fruto de su embriaguez, y entre tanto propinaba golpes al perro. Puñetazos, zarandeos, patadas en las costillas y fuertes tirones de la correa que provocaban la asfixia del animal. Presenciar dicha secuencia de acontecimientos helaría la sangre a cualquiera con el más mínimo atisbo de humanidad en su alma.

Sin dudarlo cogí el teléfono y llamé a la guardia civil mientras esa trágica procesión se desvanecía en el horizonte al final de la calle. Para no perder de vista a aquel individuo y más concretamente a ese pobre perro de destino incierto, saqué el coche del garaje y junto con mi hermana lo seguimos desde una distancia de relativa seguridad hasta que tras cinco minutos literalmente (cinco minutos asfixiantemente largos), las autoridades se personaron, y tras darles las indicaciones pertinentes, atajaron a aquel desgraciado cuyo rostro cambió el semblante cruel y despiadado por uno lastimoso que incluso a mí si no hubiera visto lo que acababa de ver me hubiera pedido clemencia. En ese momento aprendí cómo de fácil es para un lobo (sea en el terreno que sea) tornarse en cordero cuando se ve amenazado, una vital lección sin duda…

Agradezco a las autoridades su rápida actuación, su profesionalidad, y en cierta medida su humanidad al saltarse el protocolo cediéndome a mí al perro para que pasase la noche en mi casa tras pedírselo reiteradamente en vista de las condiciones en las que se encontraba su actual poseedor. Tras un leve apercibimiento ese borracho violento se alejó, eso sí, sin su perro para consuelo mío y de mi hermana. Mi crítica no va destinada a unas autoridades que actuaron rápida, efectiva y profesionalmente, mi crítica va destinada a un sistema que no ampara a los animales en un gran número de ocasiones y que los considera ‘objetos con vida’. Y es que para mí, no hay nada más sagrado (y no estoy hablando de religiones), que el concepto de vida en sí. Esa cuerda que ata lo que somos con lo que quiera que sea el mundo en el que vivimos y cuya ruptura nos condena como poco a la incertidumbre de lo que hay después. No seré yo quien establezca una jerarquía de qué vidas son más importantes que otras pues, a pesar de tener mi propia opinión, considero que cualquier vida por el hecho de existir es igualmente valiosa. Pero, si algo me parece valioso, son todas esas personas que dan voz a los que carecen de ella, bien por ser débiles, o bien, como en el caso de este perro, por no poder articular palabra. Esas personas de acciones férreas pero corazones blandos (que es como los corazones deben ser), son para mí algunos de los verdaderos héroes de nuestra sociedad. Los que claman justicia y son humanos con mayúsculas con los que resisten el envite de las olas de los defectos de nuestra sociedad deshumanizada.

Terminaré con dos citas de dos grandes hombres, dos citas que van de lo colectivo a lo individual. Gandhi decía: “Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales”. Schopenhauer por otra parte afirmaba: “Quien es cruel con los animales, no puede ser buena persona”. Piénsenlo, sobre todo teniendo en cuenta que he vuelto a ver días después a ese mismo hombre paseando con ese mismo perro, eso sí, parecía ir sobrio.

Anuncios

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: