Crítica: La Cueva (2012) [In Darkness we Fall]

“Por algún lado hay que buscar, es imposible que no encontremos la salida. La cueva no puede ser tan grande.” Es esta terrorífica afirmación dicha por uno de los personajes la que marca el punto a partir del cual empecé a inquietarme, ya que a partir de aquí se le empiezan a ver los dientes al lobo.

Si La Cueva transmite una sensación, es absoluto desasosiego, y es que una vez más dentro del género, como pasase en su día con REC, la fórmula del falso documental es la mejor en mi opinión para reflejar desde la perspectiva de los personajes la sucesión de acontecimientos, logrando de esta forma una casi perfecta catarsis. Es también cierto, que el uso del falso documental provee a la cinta de cierta sensación de irrealidad ya que como suele pasar en este género, el “apaga la jodida cámara” entra dentro de la tónica cotidiana. Lo bueno al menos es que con las GoPro casi no te das cuenta de que estás grabando…

El guión no tiene demasiadas pretensiones argumentales (tampoco las necesita) pero si es altamente efectivo para encarrilar el desarrollo de la película. Un grupo de amigos en unas evasivas vacaciones. Comentarios soeces, desenfreno, dejadez, porros, sexo y ganas de aventura en una isla. Más adelante la banalidad se torna solemnidad, solemnidad primaria como la de un perro luchando por evitar ahogarse, pero solemnidad, y mucha.

Si tuviera que haber dado una opinión al respecto de este proyecto antes de su rodaje, hubiera sido muy rotundo. La Cueva o es un producto con dignidad, o es un fracaso. ¿De qué depende? – Definitivamente del factor interpretación, ya que lo que en esta película se muestra por encima de cualquier otra cosa es un drama, una idea, sensaciones. Nada más (y nada menos), y para ello hacen falta unas interpretaciones de primerísimo nivel, y esas interpretaciones están presentes aquí, ya lo creo que están. Están hasta el punto de hacer en algunas secuencias que el espectador no parpadee con la respiración acelerada deseando que todo termine.

Los ochenta minutos de duración saben a mucho y a poco a la vez. A mucho porque se pasa realmente mal, y a poco porque desde que los personajes se pierden, el crescendo hasta el desenlace me parece corto en exceso, rápido y un poco arrebatado, aunque en tiempo real pasen días. Pese a ello, ese aumento de la tensión está muy bien logrado, pero si algo inquieta de La Cueva es que refleja la transición del hombre al monstruo ante la adversidad, esa línea que en algunas personas se cruza antes y en otras después, pero que en situaciones de vida o muerte quizás siempre salga, o no… Miedo me da pensarlo.

Puedo por tanto concluir diciendo que, en mi opinión La Cueva es una película con empaque y lustre. Asimismo, también aprovecho para reflexionar que más allá de fenómenos paranormales, seres fantásticos o gore inverosímil, el verdadero terror está en la esencia corrompida del ser humano.

Mi Puntuación: 7’8/10

____________________________________________________________________

Ficha técnica

TRAILER

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: